El Jazz Club – Parte I

Ese subsuelo del Paseo La Plaza fue una profunda experiencia.
Eramos jóvenes, con una inmensa convicción inquebrantable.
En la batalla diaria poco tiempo teníamos para registrar lo que se iba sucediendo: toda una nueva generación de artistas se inició, se mostró o produjo allí, cuando ser joven era condición suficiente para ver las puertas cerradas en la mayoría de los ámbitos.
Mucha, mucha música sonó entre esas paredes rojas y amarillas. Tanta, que a veces sentimos que quedamos marcados por ella para siempre.
Pero el tiempo pasa y cambia todo. Tanto, que lo que había quedado grabado en nuestro corazón pudo borrarse de otros, enriquecidos con nuevas experiencias. Tanto, que nada parecía (ni pudo) ser suficiente como para acercarse de nuevo aunque sea un poquito, oler el aroma a la distancia, rozar siquiera el último filo de la pluma que se balancea. Tanto, que nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.
Alguien dijo que cuando la historia quiere repetirse suele hacerlo como parodia. Lo intentamos y no nos acordamos!
Pero nada, ni siquiera el viento más oscuro, puede quitarnos lo que es nuestro. Aunque siga latiendo no más en un ángulo tibio del alma.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sobre el Jazz Club y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

One Response to El Jazz Club – Parte I

  1. Amigos de Jazz Club Argentina:

    Hemos publicado vuestro enlace en nuestra página.

    Esperamos seguir en contacto e intercambiar información.

    Cordiales saludos,

    Rocío Rodríguez
    VETAS – Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s