Sabor a Sur: repensando el “latin jazz” a partir de los estudios del jazz latinoamericano

Columna publicada en Papeles de Jazz n° 3 de Santiago de Chile, diciembre de 2013.

Para acceder a la versión digital de la revista, click en la imagen de más abajo.

Repensar el latin jazz a través de los estudios del jazz latinoamericano

SABOR A SUR

Por Berenice Corti*

A fines de los años noventa, cuando todavía llevaba adelante el club de jazz que dirigía en Buenos Aires, algunos músicos argentinos recién llegados de Estados Unidos solían comentar sus dificultades para insertarse allí como artistas latinos. De sus relatos surgía algo así como una no correspondencia entre lo que se esperaba de ellos para la práctica, justamente, del jazz latino, y las características de su propia identidad musical influenciada por la distancia geográfica –¿también estética?- de la Argentina con el Caribe.

Es probable que esto reposara en un malentendido de identificación entre lo latino y lo latinoamericano, producto de una lectura cultural imprecisa por parte de algunos músicos del país del norte. Es que la construcción de un jazz latino –o en su denominación nativa latin jazz– se realizó fronteras adentro de los Estados Unidos, y fue creada originariamente para referir, describir pero también categorizar al encuentro entre las músicas afrocaribeñas, principalmente de Cuba y Puerto Rico, con el jazz que se tocaba en Nueva York.

Para Luc Delannoy lo vago del término “jazz latino” permite aventurarse más allá de sus restricciones y de su posibilidad ficcional –muchas cosas podrían no ser jazz latino pero muchas otras sí-, por lo que “no renunciamos al concepto, aunque sus contenidos los desbordan”, dice en su nuevo libro Convergencias: encuentros y desencuentros en el jazz latino (2012).

Es que al modificarse el punto de vista desde donde se produce una idea también se producen cambios en la idea, como sucede con una historia del jazz que no es contada exclusivamente desde la mirada metropolitana. En un artículo de la compilación Jazz Planet a cargo de A. Taylor Atkins (2004), Raúl A. Fernández sostiene que Cuba tuvo su propia historia de cien años de jazz dentro de sus propias fronteras con una tradición separada e independiente. En línea con esto, la realización del Congreso “El Jazz desde la perspectiva caribeña” en República Dominicana en 2011 contuvo las definiciones clásicas de latin jazz, pero también los diversos cruces con las músicas afrocaribeñas –de índole religioso, populares, danzarias o de concierto- o con aquellas consideradas nacionales en cada país. Esto permitió una apertura a las experiencias dominicanas, haitianas, cubanas, portorriqueñas, venezolanas, colombianas o brasileñas del jazz, que no dejan de ser consideradas jazz aunque su práctica sea relatada desde fuera de los Estados Unidos. Dice en su informe final: “antes que enfocar una influencia unívoca de una música sobre otra (la del jazz por sobre el jazz latino), o de ver al jazz caribeño como una variante del estadounidense” […] se “reconoce expresamente las influencias recíprocas entre el jazz y los ritmos caribeños como parte de un diálogo e interacción musical entre pueblos con varios ancestros y herencias culturales comunes”.

Es posible pensar entonces al jazz como una de las formaciones culturales del Atlántico Negro –en términos de Paul Gilroy- habilitando miradas más amplias y abarcativas, incluso del Cono Sur. Para el músico y antropólogo uruguayo Luis Ferreira, la producción musical en las diversas locaciones del Oeste de Africa y Norte, Centro y Sur América presenta formas particulares “de una sensibilidad polirrítmica más general”, que debe ser abordada en el marco de los intercambios y asimetrías norte/sur.

En el marco de este proceso, en abril de 2012 se realizó en Córdoba, Argentina, el I Simposio “Jazz en América Latina”, como parte del X Congreso de la Asociación Internacional de Estudios en Música Popular (Iaspm), Rama Latinoamericana. Se trató de “emprender la construcción de una mirada local sobre las propias prácticas que estuviera inscripta en un marco conceptual también localmente situado”. Expusieron ponentes de Brasil, Chile y Argentina, y participaron también investigadores de Colombia, Cuba y México, quienes debatieron sobre temas de género y las relaciones del jazz como música global/local, así como las influencias musicales continentales y regionales que atraviesan los repertorios jazzísticos locales. El objetivo fue avanzar en el proceso ya iniciado en 2010 con la constitución del Grupo de Trabajo homónimo de esta Asociación, que espera próxima reunión en Salvador de Bahía, en 2014.

 

papel_digital2


* Investigadora en jazz argentino y latinoamericano con sede en el Instituto de Investigación en Etnomusicología de Buenos Aires. Fue productora independiente de conciertos de jazz entre 1996 y 2005.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Jazz y Cultura y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s